20 de October del 2016

La Puerta de Alcalá

Construida por Sabatini en 1778 como parte de las reformas de embellecimiento de la ciudad promovidas por Carlos III. Es de granito, de estilo neoclásico y constituye un ejemplo de proporción, armonía y elegancia. El Rey la encargó a Sabatini para conmemorar su llegada a la capital en 1778. La puerta se situó a la entrada de la ciudad cerca de El Retiro, junto al camino que conducía a Alcalá de Henares, de ahí que reciba ese nombre.
 
Sabatini diseñó una estructura que consta de cinco arcos, tres de ellos de medio punto y otros dos, emplazados en los extremos, arquitrabados. Los vanos están flanqueados por un total de diez columnas con capiteles jónicos modernos, que acaban en una cornisa coronada por el ático y se encuentran asentados sobre un zócalo a ambos lados del monumento. En el lateral que mira a Cibeles se detecta que las columnas son sustituidas por pilastras, excepto las que engalanan el arco central.
 
Los ornamentos que decoran la Puerta son creaciones de Robert de Michel. Entre ellos destacan los relieves de cornucopias situados en los frisos de los vanos de los extremos y las cabezas de leones de los tres vanos centrales. Finalmente, el Real escudo de armas aparece sostenido por una Fama y un Genio, que son obra de Francisco Gutiérrez. A ambos lados del monumento y sobre el ático una inscripción reza “Rege Carlo III / Anno / MDCCLXXVIII”