20 de October del 2016

Puerta del Sol

Céntrica y bulliciosa, la plaza de la Puerta del Sol es uno de los emblemas de Madrid. En su planta semicircular confluyen varias de las calles históricas y más transitadas de la ciudad, como Mayor, Arenal, Alcalá o Preciados, y concentra varios de los elementos más representativos de esta urbe.
 
Uno de ellos, es el famoso reloj de la Casa de Correos, sede de la Comunidad de Madrid, que cada 31 de diciembre marca las doce campanadas del nuevo año ante una multitud que se congrega a sus pies, para tomarse las doce uvas tradicionales en una ceremonia que se retransmite por televisión a millones de españoles.
 
En el mismo lugar, frente a la puerta de la Casa de Correos, se encuentra la placa del Kilómetro Cero, que señala el origen del kilometraje de las diferentes carreteras radiales nacionales que parten de Madrid y junto a la cual tantos turistas nacionales se fotografían cada día. La Puerta del Sol alberga también la estatua del Oso y el Madroño, muy querida por los madrileños y popular punto de encuentro que representa los elementos del escudo de la ciudad.
 
En el lado opuesto, a la entrada de la calle Arenal, se encuentra la estatua de la Mariblanca, réplica del original del siglo XVII que en su origen coronó una fuente ubicada en el mismo emplazamiento y que hoy es custodiada en la Casa de la Villa. Y muy próxima a ella, en el centro de la plaza, se sitúa la estatua ecuestre de Carlos III, rey que en el siglo XVIII modernizó Madrid con una serie de mejoras en las infraestructuras de la ciudad.